jueves, noviembre 23, 2006

Llegaba a la residencia como cada tarde y en un inesperado toque de inspiración divina me he acordado de que tenía que coger una llave para la lavadora, y me he acercado a la recepción.
Antes de abrir la boca me han dado una carta que tenían para mí. Ya sabía lo que era ( no lo sabía, lo suponía, no nos pongamos quisquillosos), carta del banco para lo del e-banking. Aunque me parecía raro. En España el e-banking es poner en la web tu numero de tarjeta y tu PIN y vas que te matas. Aquí que te enviaban una carta con otro código. Estos suizos... Además de hacerme aprender un PIN de mínimo séis dígitos me hacen aprenderme dos PINs de séis dígitos. Bueno. Abro el buzón y otra carta del banco con paquete. Vaya faranduleros.
Como soy un poco crío pues lo primero que abro es el paquete. Una calculadora chusterísisma. Abro las cartas que acompañaban y después de leerme todo un par de veces para poder entender qué tenía que hacer para entrar en mi e-banking account, consigo entrar. Éste es el proceso.
- Te metes en la web. Te piden número de contrato ( te dan una tarjeta de plástico blando con el número de contrato).
- Te piden un código que, vaya por Dios, se consigue metiendo una tarjeta de plástico duro, que también venía en el pack, en la supuesta calculadora. En la calculadora se mete el PIN de la tarjeta de e-banking, que no la de crédito, y te da un código que pones en la página para poder acceder.

Total que tengo cero francos suizos, cosa que ya sabía, pero por si se habían estirado y habían echado un par de francos de compasión.

miércoles, noviembre 08, 2006

Un viaje que empezaba a las 6 de la mañana no podía ir bien. Mi vuelo salía a las 7 así que yo aparecí por el aeropuerto poco antes de las 6. Nada más cruzar las puertas vi una cola que cruzaba todo el aeropuerto de Valencia, desde el acceso a la zona de embarque hasta casi la primera mesa de facturación. Así que una distribución familiar adecuada maximizó el tiempo; yo en la cola del mostrador de Air France para que me dieran el billete; mi madre en la de la mesa de facturación y mi padre en la de seguridad. Coordinación y todo salió relativamente pronto.
Uno se despide y entra en la zona de duty free (te cobramos más por despistado y además no pagamos impuestos), mi primer viaje business class, pero había poco tiempo para dejarse caer por la sala VIP. Así que me pongo en la puerta que me toca, tardamos en subir unos diez minutos más de lo esperado. Bueno, tengo una hora desde que llegue a París hasta coger el avión hacia Ginebra. Todos juntitos ( los de business más anchos, claro) esperamos a que el comandante diga que nos vamos, pero en vez de eso dice que hay niebla en París y que no nos dejan ir. Premio. Un servidor que es precabido le dice a la azafata, ¿las conexiones qué?. Y me dice no sé, pero si nosotros nos retrasamos los otros también. Aristóteles era un vaina comparado con la lógica de esta azafada. Ego credulum. Además nos dieron de comer en el avión, estaba bueno ( es primera) excepto por un trozo de tortilla, que no es que estuviera malo pero no puedo comer a las 8 de la mañana un trozo de tortilla.
Llegamos ( me dejo la cartera, móvil e iPod en el avión; con suficientes reflejos como para estar saliendo del avión y decir "mierda"; y volver, claro me dicen "pues te esperas hasta que salgan todos". En durante pregunto a la asistente de conexiones que me dice que el avión lo he perdido que vaya a la mesa de conexiones ( genial). Cojo mis cosas y me voy a la mesa de conexiones. Una cola del carajo. Y viene una señorita (ota) y dice que dos colas, la de la izquierda bisnis y el vulgo para la derecha. Quedamos en mi cola tres personas, ole ole ole. Me dice otra señorota "es usted de bisnis?" y yo le solté un "pos claro". Ale que me lo cambian y me dicen muchacho a las 12 te ponemos camino de geneve corre que el embarque es a las 11 y media ( eran las 11). Quique corre como si estuviese gilipollas perdido. Llega a la puerta y no pone nada, pregunto y me dice otra señorota "son las 11:20 hasta las 11:30 no pondrá nada". Quique se calla y se acerca a la puerta. Se hacen menos cuarto y pone en el cartel "embarque a las 12 y media" ( Quique piensa "cagon su santa madre"). Con todo sale el avión a la 1:20. Llegamos a Ginebra, ciudad del crimen, a las 2 y media. Quique va a recoger las maletas y oh! sorpresa, una se ha perdido, debe andar por massajugtges. Quique se va a la cola de "malditos hijos de puta me habéis perdido la maleta". Una cola del carajo, una hora esperando. A eso de las 3:30 Quique consigue que la señorota de turno le tome nota y le diga que esa tarde o al día siguiente me la envían. Qué guachi. No sólo cornudo sino apaleado. Quique se pilla un taxi y se viene a la residencia donde por fin le atienden normal sin perderle nada. Al día siguiente me trajeron la maleta.

jueves, octubre 12, 2006


Pequeño homenaje http://www.distorsiones.com

Desde otras tierras emitiendo para toda la galaxia, y yo me voy allí, cerca. Euroresidentes. Con él y a pasar buenos ratos, ¿45 minutos en avión? Eso no es nada. Tío Fede, nos vemos pronto.

lunes, octubre 09, 2006

El aire no huele a perfume,
es inoloro y transparente,
dejando vacias, al relente,
mis manos, que lo asumen.

Quiebran siempre en verso
las más ideas meridianas,
sobre el vaho de la ventana,
obviando el frío universo.

Vuelve días sin horas

miércoles, octubre 04, 2006

Iba bajando las escaleras de aquella pensión haciendo sonar cada peldaño con el chirrido de la madera. Mientras, apoyaba ligeramente la mano sobre la minúscula barandilla que tenía la escalera. Él, se deslizaba lentamente, como si le pesarán los pies; pero su cara esgrimía una sonrisa, más que una sonrisa parecía un reto.

Los pies adivinaron el fin de la escalera y equilibraron el resto del cuerpo para seguir la trayectoria sobre una superficie plana. Su cabeza, por otra parte, se giró levemente hacia el mostrador de la recepción, y dejó entrever a la recepcionista unos dientes amarillentos entre unos labios ajados. La chica, sorprendida, le correspondió con una sonrisa y un casi ininteligible: ?Buenas noches, caballero?.

Esto satisfizo en secreto al hombre, que siempre le había encantado que le llamaran caballero. Le daba confianza en sí mismo, y le hacía caminar con paso decidido.

Salió por la puerta, cuando la cerraba se giró y con un guiño acompañó un ademán de quitarse el sombrero. Lo que sonrojó a la recepcionista.

La noche era primaveral y no hacía frío, por lo que decidió caminar relajadamente hasta su coche, aparcado un par de calles más arriba. Su traje completamente negro, su camisa originalmente igual de negra que el traje, y su sombrero de ala vuelta de idéntico color, le hacían confundirse con la noche. En la noche se sentía a gusto, parecía que el anonimato encubriera a todos, y lo que pasase de noche no tuviera repercusión al día siguiente. La oscuridad de la camisa estaba partida por una corbata blanca, que caía doblada sobre la leve curva que formaba su estómago. Le gustaba ese traje, era el que siempre se ponía para trabajar; cuando tenía trabajos muy seguidos tenía que sacrificar limpieza por confort. Su atuendo se completaba con unos zapatos muy desgastados, también oscuros, aunque no me atrevería a decir cual era exactamente su color original. De esta traza iba caminando por la calle a paso relajado, pensando en qué cenar al llegar a casa mientras se acariciaba el bigote con el labio inferior.

Antes de que acabara con qué aderezar el trozo de pechuga que iba a hacerse esta noche, llegó a su coche. Así que tuvo que interrumpir sus reflexiones gastronómicas para buscar las llaves del coche depositadas en alguno de los bolsillos, aun no sabía en cual exactamente. Las encontró, abrió el coche y se dejo caer sobre el asiento. Puso las llaves en el contacto pero no las giró. Se ladeo y de debajo del asiento sacó una libreta pequeña, la abrió y busco la última página escrita. Cogió un bolígrafo de la guantera y escribió la fecha del día y un nombre: Arthur J. Lewis . La cerró, y la volvió a poner donde estaba. Le gustaba llevar una lista con los encargos, y éste era el numero 193. Pensó en que 200 era un número significativo, y que debería celebrarlo de alguna manera, una buena cena podría estar bien.

Aunque le resultara un poco tétrico celebrar la muerte de alguien, pensó que se lo merecía. Él no tenía la culpa de las reyertas entre sus clientes y sus víctimas. Solo hacía el trabajo que otros no querían hacer. Cuando alguno de sus clientes, en momentos de una excesiva, y no deseada, confianza, le preguntaba si no tenía algún tipo de remordimiento, siempre les contestaba lo mismo. Si no lo hago yo, lo hará otro, y prefiero el dinero en mi bolsillo que en el de cualquier otro. Además los gobiernos matan a miles de personas en las guerras y reciben vítores. No, no le pesaba la conciencia; no creía que tuviera que pesarle más que a aquellos ciudadanos que votaban a esos deleznables individuos.

Acabó con esta breve reflexión, y se acicaló el bigote mirándose en el retrovisor. Encendió el coche, y se puso camino a casa.

domingo, octubre 01, 2006

A Eryk Von Bicken. Insel.

Gante. 1 de Octubre de 1834.

Querido amigo Bicken:

Acudo a ti pese al largo silencio en el que te sumiste hará cosa de un año. No pasa una semana, decir día sería excesivo, sin que me acuerde de tus cartas; que, aunque no fueran dirigidas a mí, leía asiduamente. Y ahora sabiendo que tú te marchas a la capital británica indefinidamente, no puedo contener la tentación de dirigirme a ti mediante esta carta.

Las crónicas de tus días por aquellos parajes me resultaban, francamente, cautivadoras. Quizá por la lejanía de días a caballo a la que jamás he accedido, quizá por la cercanía a unos centros de pensamiento alejados de la excesiva pomposidad de París.

Si te soy franco estoy pensando en mudarme a Viena. Parece una locura, pero mi hermano Friedrich me hospedaría allí hasta que encontrara un domicilio propio. Aunque aun no estoy muy seguro de poder encontrar un medio para perpetrar mi existencia acostumbrada a los relativos lujos que puede gozar un profesor de filosofía aquí en Gante. Viena es cuna de un gran número mentes brillantes y receptáculo de un número mayor. Si a ello le añadimos que en Viena tampoco se tiene en demasiada estima a los belgas, puedo ser víctima de mi ambición y acabar, como bromea mi hermano, regentando un burdel con tintes aristocráticos y operísticos. Idea que tampoco me resulta desagradable, aunque prefiero disfrutar a las mujeres como regalo inesperado y no como certeza perentoria.

Mas te escribía para saber de ti y no para divagar sobre mi futuro. ¿Sigues escribiendo en privado? Sé que tenías en mente colaborar con el maestro Schinnel, y escribir para él los diálogos de una ópera que está componiendo. Espero que este proyecto siga adelante, no son pocos los diálogos que encuentro absurdos entre tanta opereta compuesta por legos musicales. No juzgues con dureza mis comentarios elitistas, sólo es la envidia de no poder acudir a Praga o Viena con tanta asiduidad.


Mientras se balancea y anuncia su próxima extinción la llama del candil que me acompaña, empiezo a imaginar tu contestación a la carta, que espero sea temprana. Suerte en tus aventuras por aquella a la que llamamos, pérfida, Albión.

miércoles, septiembre 27, 2006

Siempre había pesado sobre mí la injusticia de tener que abrir los ojos antes de que el sol se despertara, y sólo conseguía pensar en que en otros tiempos, sin luz eléctrica, no hubiese sido posible tal madrugón (aunque indefectiblemente pensaba que sin calefacción tampoco sería una buena idea el salir de la cama por mucho sol que hubiese). El siguiente pensamiento que se afianzaba como mi filosofía y crítica a la vida era el por qué yo no era miembro de una familia real, que obviamente, se levantarán a la hora que les plazca.
Arrastrando los ojos por el suelo, una de esas mañanas, fui sobrellevando las horas, y decidí comer en un deli cercano a la oficina que tenían unos arroces chinos bastante sabrosos y, por supuesto, muy poco saludables.
Estaba deglutiendo aquella delicia oriental cuando una chica de aspecto más bien desaliñado se sentó a mi lado.
No me dijo hola, ni qué tal, ni que aproveche. Pidió lo que quería y a continuación me miró de arriba abajo y mirando al frente me preguntó: ¿no eres demasiado joven para llevar traje?. Supongo que mi respuesta fue desmedida y respondió más a mi posición defensiva: ¿no eres demasiado mayor para preguntar estupideces?. Se volvió hacia mí y me sonrió. Acabó de comer antes que yo, y al irse me dejo una tarjeta al lado de mi mano. Me pareció una forma interesante de ligar, y realmente era una chica atractiva. Miré la tarjeta y me costó ligeramente asumir aquello, era la tarjeta de un local de alterne y ponía, pregunta por Lilith. Ni cinco años en Harvard daban esa capacidad de venta. Nunca fui, y si lo hice jamás lo diré, pero aun conservo la tarjeta.

sábado, septiembre 23, 2006

Siempre he buscado en la mirada de la gente una historia. Soy de esos que piensan que la mejor mirada es la que esconde una historia interesante, un secreto quizá. Nada necesariamente extravagante o grandioso, simplemente una sencilla complicidad con uno mismo. Y fue que el destino me sorprendió en una parada de autobús, casi completamente descolocado y pensando en alguna cosa alejada de mi entorno.

Vi ante mi pasar un autobús; y de soslayo, a unos metros, un hombre de tez muy morena y de rasgos claramente arábicos corría por coger el autobús que ya se escapaba. Llegaba a la parada frenando sus pasos y sin demasiada preocupación en su rostro. Miré más directamente al hombre, sin intención de establecer contacto visual, pero cuando giraba mi cabeza me miró y pronunció algo en danés. Algo que, obviamente no entendí, y que supuse que sería alguna forma educada de maldecir su suerte. Como hago siempre en estos casos, sonreí de la forma más anodina que pude. Pero el hombre me dijo algo más, por lo que está vez tuve que disculparme en inglés de no hablar la lengua autóctona de la tierra que pisaba. Él frunció ligeramente el ceño, con una rápida reacción y teniendo en cuenta la bandera alemana que lucía mi cazadora me preguntó si acaso mi origen era germano. Con una sonrisa lateral, de las que solo levantas un lado del labio, negué con la cabeza, y le dije que era de España. Con mayor gesto de sorpresa me preguntó de dónde era, que él tenía familia viviendo por aquellos lares y que alguna vez había pasado por allí; él era de Marruecos y llevaba viviendo en Dinamarca desde el 63. Le contesté que de Valencia, que si alguna vez había pasado por allí. Negó rápidamente, y me dijo por qué ciudades y pueblos había pasado, y que muchos de los nombres de las ciudades españolas tenían nombres arábicos. Asentí con la cabeza, y en un intento de mostrar mis ?bastos? conocimientos en cultura arábica le dije que por mis tierras habían muchos pueblos que se llaman beni-algo, y que sabía yo de buena fe, que significaba pueblo. Casi sin hacer caso a lo que le decía, cabeceó mostrando acuerdo, y me comentó la cantidad de cosas que habían en España, que en su origen eran árabes. Siguiendo con mis intentos de ser un buen conversador, le comuniqué mi orgullo de venir de un sitio dónde la mezcla de culturas hizo tan buenas obras como la Alhambra. Sonrió y volvió a asentir, iba a decir algo cuando salté apresuradamente la ver que mi autobús ya había llegado, me despedí rápidamente, y deseé volver a verle en algún momento, tenía ganas de conocer más historias, ¡tendría tantas que contar! Me senté en el autobús, y sonreí, me sentí por un momento muy cercano a ese hombre, del que ni se su nombre ni le he vuelto a ver, lejos de la cultura nórdica; y agradecido por una nueva historia que contar.

martes, septiembre 19, 2006

"La mentira era su aliada más poderosa, su decisión su mejor arma". Mierda, vaya primera frase. No, no tenía sentido, tenía que ser algo más contundente, como decía su profesor de piano: La nota más importante es la primera que se da. Con esto, lo mismo. ¿Cómo iba a escribir una novela a este paso?. "El aire olía al azúcar del alcohol y a humo inspirado y expirado varias veces". Vaya cantidad de estupideces podía llegar a decir sólo en una línea.

Le dio un manotazo al bolígrafo y después arañó, sin mucho efecto, el folio sobre el que escribía. Mala idea, cogió un pequeño saliente de la mesa y se partió un trozo de la uña. Recordó la frase que su tío Bobby le decía cuando era un adolescente: si piensas que las cosas te van a salir mal, te acabarán saliendo mal. A esta acertada aportación a la filosofía moderna él mismo le había añadido un corolario: si piensas que las cosas te van a salir bien, te acabarán saliendo mal. Conclusión: No pienses, heroína para los sentidos.

Había probado el jaco, pero no le enganchó, le parecía vulgar; aunque Ray Charles hubiese sido un adicto. Vulgar, como cualquier otra droga. Qué manera más estúpida de desperdiciar inteligencia.

Se levantó de la silla y miró por la ventana. Budapest de noche era una maravilla. Desde la ventana del hotel veía toda la zona de Pest iluminada y el río Danubio; el puente de las cadenas tan contundente en su entorno que parecía desafiar a aquellos que le cruzaban.

Volvió la mirada a su habitación, era bastante austera pero con la cama y la mesa con su silla le sobraba. Había encontrado la habitación buscando por internet, era una especie de hostal de viajeros, que estaba integrado en un edificio del barrio. Su habitación era una de las habitaciones de uno de los pisos que poseían los dueños. Salía de su habitación y había un salón y cocina común y poco más. Saliendo del piso daba a un patio interior sombrío a cualquier hora del día, con las paredes negras de hollín y miseria. Como toda la ciudad, que a pesar de su esplendor imperial, aun conservaba el sovietismo de lo descuidado y rancio.

Decidió dar carpetazo a su incipiente y moribunda novela recién empezada y bajó a pasearse por la orilla del Danubio.

Apagó a John Coltrane del ordenador, y lo suspendió. Las vistas de su ventana perdían la mitad de su encanto si Coltrane no estaba resonando entre sus bisagras. Las miserias de la música, era todo mentira, falsas sensaciones que llegaban a generar las canciones, los conciertos, los músicos; todas falsas, pero eso sólo lo sabían los músicos que sabían que detrás de un concierto había el mismo tedio y hastío que en cualquier otro lugar en el mundo, pero que los oyentes olvidaban en el umbral.

Bajó primero por las escaleras del patio interior y luego por la que comunicaban este con la escalera principal del edificio. Y en menos de dos minutos ya estaba bordeando el lado de Buda del río. Se quedó un momento mirando al río, como si pudiese ver el fondo. Y vio su cara. Ella se quedó, bueno más bien fue él el que se fue. No sabía muy bien por qué, si inercia o incapacidad de decidirse por lo que realmente quería. Y ahora andaba por el mundo, perdiéndose con la absurda esperanza de encontrársela en alguna ciudad. Nómada errante, que la única patria que conocía era la de su maleta y la del último cuño en su pasaporte.

sábado, septiembre 16, 2006

Rondaba la primavera de 1978. Manhattan era un lugar solitario para quien quería serlo, aunque la gente en esa época del año se mostraba especialmente sociable con ganas de increpar el equilibrio espiritual que había conseguido.

Andaba yo por uno de los tugurios que habían hecho del Village lo que era. Pequeño pero rancio, y con un fuerte olor a matarratas. Era como una segunda casa para mi desde que conociese a Dave, el dueño, en un concierto horrible de jazz que habían hecho unos años atrás en Central Park. Le había llamado "Dave's", desde luego no se había matado para ponerle un nombre, pero me parecía bien, con un nombre más pomposo defraudaría al cruzar el umbral. ¿Qué esperas de un sitio que se llame Golden Horse? Pues desde buena cerveza, a camareras dispuestas a venderte una sonrisa por una buena propina, a unas paredes sin mácula. Dave's era eso, el local de Dave.

Siempre sospeché que tenía entre manos algún tipo de vida ilegal, porque con las cuatro cervezas que nos tomábamos los feligreses no creo que dieran ni para pagar el local. De todas maneras, yo no preguntaba. Siempre hablaba de música con el, íbamos a conciertos que merecían la pena ( o al menos eso parecía a priori) y debatíamos filosóficamente sobre el origen del universo y por qué las mujeres de este planeta parecía que nos la tuvieran jurada. Todo a ritmo de los mismos discos rayados de Duke Ellington que tenía Dave.

El tema de mujeres era bastante recurrente y además Dios nos premiaba por nuestras disertaciones con una media cercana a la negatividad de mujeres en el bar. Era de esperar, ya que si alguna entraba por equivocación o buscando el baño enseguida fruncíamos el ceño y el más ágil le invitaba a una copa, probablemente derramándole la que llevaba sobre el vestido que llevara.

Así que la vida de los parroquianos estaba circunscrita a nuestros respectivos trabajos, de los que nunca hablábamos y al bar y a las personas que pasaran por ahí. Ya fueran mujeres, transeúntes, turistas o ejecutivos perdidos. Aunque si las mujeres eran escasas, los turistas y los ejecutivos más aun, pero se habían visto casos.

Aunque fuéramos siempre los mismos, no sabíamos nada los unos de los otros. De mi sólo sabían que era un español que me había ido a vivir a Nueva York al acabar la carrera. Pero desconocían la ciudad de la que venía, dudo mucho que supieran siquiera dónde estaba. La calidez de no tener pasado sabía a whisky con hielo.

martes, septiembre 12, 2006

Era uno de esos días grandiosos en los que apetece ver llover a través de la ventana. Olía intensamente a tierra mojada y a plantas agradeciendo el agua. Parecía, incluso, patológico ese amor a la soledad de un día gris o la evasión a través del goteo.
Era uno de esos días en los que apetecía escribir, así que se sentó delante del ordenador y comenzó lo que sería una historia. Personajes, paisajes, lugares... Se le antojaban muchos pero todos eran copias de otros libros o de películas. No tenía nada de malo pero no era original. Desistió y fue a dar un paseo bajo la lluvia envuelto en su gabán de tres cuartos con capucha.
No comprendía como esos nórdicos aborrecían sus días de lluvia que permitían tanto verde, y ansiaban, también patológicamente, las costas de los paises más meridionales. Fue chapoteando entre los charcos durante un rato haciendo recorridos imposibles entre las figuras geométricas que hacían de la acera una red infinita.
Andando había recorrido, casi sin darse cuenta, una distancia considerable. Por ahí vivía Tina, ex nada con la que tenía muchos derechos y pocas obligaciones. Así que se acerco a mendigar un par de abrazos de lluvia que tanto llaman a las sábanas de pliegues compartidos.

lunes, septiembre 11, 2006

Cuentos de la naranja roja

Estaba sentado en una cafetería, mirando por la ventana preguntándome como un ser humano puede ser un recurso. Cuando se me acerca una muchacha con pinta de estar excesivamente preocupada por las ballenas y el karma. Me dijo: - "He leído ese papel que has tirado a la basura. Escribes tan bien, expresas tus sentimientos de forma única".
Lo primero que pensé fue que qué carajo hacía buscando en la basura, pero ese pensamiento lo obvié y articulé en palabra lo que pensé a continuación: - "Los sentimientos son como el culo. Todos tenemos uno. Y odio que me besen los sentimientos."

domingo, septiembre 10, 2006

Cuentos del exilio sentimental

Debían ser las doce del mediodía, pasadas, bastante pasadas quizá ya eran las tres. Daba igual, tampoco tenía nada que hacer. Pensaba que veía la hora en el despertador de mi mesilla de noche, no era realmente un pensamiento, es una mezcla entre consciente e inconsciente, es como un sueño pero controlas lo que pasa. Ponía las 10:34 am, sabía que no era probable, pero era una justificación para no abrir los ojos y quedarme más rato inmóvil, pétreo.
Empecé a mover la mano derecha hasta que topé con carne. Humana probablemente, parte de un cuerpo. No me sorprendía tanto el hecho de que estuviera ahí, como que estuviera tan frío, no llevaba sábana, había dormido al aire. Abrí los ojos e inspeccioné el cuerpo de mujer que yacía a mi lado. Quise pensar que no sólo había dormido con ella.
Seguía sin moverse, seguía fría. Qué mal rollo. Pegé un trago a un vaso que había en el suelo con vino de anoche, y tuve que escupir del asco que me dio el alcohol mezclado con cenizas. Me vestí y desaparecí de aquella casa. Como quedaba relativamente cerca de mi casa fui andando.

martes, agosto 29, 2006

La historia de alicia


Pocos saben que en los albores de mi existencia yo no era Kike. Me explico. Cuando yo era sólo un nasciturus el ginecólogo de mi progenitora afirmaba con rotundidad que aquello que era feto, y que más tarde sería una persona con brazos, piernas y demás accesorios, sería una bellísima y cándida fémina. Es decir que Kike en aquellos momentos estaba desprovisto de su virilidad.
Con aquella información, mis padres tenían en la cabeza que yo sería una linda muchachita, así que me llamaría Alicia o Ana ( a que me pega).
Claro menuda sorpresa sería si en el parto apareciera yo con dos cordones umbilicales. Bueno, la cosa es que por alguna razón fueron a otro ginecólogo, que además de ser ginecólogo era más marica que un palomo cojo, tras una ecografía dijo: " que a su ginecólogo Santa Catalina le conserve le vista, porque este niño se podrá ganar la vida con esa chufa". Ni que decir tiene que el tipo acerto sólo en parte, ya que aunque sí que tengo un instrumento másculino, dista mucho de poder obtener beneficio alguno con él; aun no lo he probado, pero la competencia está chunga. Con esto se acaba la historia de Alicia o Ana, o como quisieran llamarme.
Besos. Alicia.

jueves, agosto 24, 2006

Como todos bien sabéis soy un gran amante de las "logías" y por ello paso gran parte de mi tiempo en las disertaciones y análisis de las cuestiones que considero importantes. El asunto que, hoy, sobrevuela mi cabeza tiene que ver con la que llamamos Teo, es decir, la teología, que, aunque muchos lo piensen, nada tiene que ver con los libros infantiles de un mocoso pelirrojo. Teo viene de Tao, y Tao viene de China, y como todos bien sabemos los chinos tienen la religión verdadera, para algo son más que nadie en el planeta.
Una vez centrados en el hiperplano al que nos referimos planteémos la cuestión. En algún texto bíblico, o en más de uno, ya no recuerdo, se plantea que los buenos irán a la izquierda de Dios padre y los malos a la derecha; perdón, al revés, me traiciona el subconsciente. Los malos a la izquiera y los buenos a la derecha. Ahora bien, cuando uno se incorpora al mundo de los no vivos entre purgatorios y limbos, supuestamente entra de cara al Señor y lo tiene de frente. Y dirá algo así como: el tribunal del cielo le declara inocente de los cargos presentados por el fiscal San Pedro. Ole, premio, priva y mujeres para toda la eternidad y de gratis. A la derecha... [...] ¿A la derecha de Dios padre es a su derecha o a mi derecha? Claro, no es lo mismo pasar la eternidad entre nubes y deseos satisfechos que apestando a azufre entre piratas desdentados con todas las enfermedades venereas clasificadas. La cosa pinta mal. Así que aunque nos cueste, yo de vosotros preguntaría, o fingiría problemas de orientación: "me acabo de morir y no controlo mucho", "me dejé las gafas en Tierra",...
Suerte con vuestras muertes queridos amigos.

sábado, agosto 19, 2006


En nuestras salidas nocturas, que todo prometen y nada dan, suele darse la misma estructura siempre. Vamos a un sitio de sentarse y tomar algo; luego zanganeamos por los pubs en busca de muchachas inquietas y, cómo no, de dudosa moral; ante la falta de feedback decidimos recoger el campamento y mañana será otro día; y justo entre ese momento y el introducirse en el vehículo que nos llevará a casa hay un lapso de tiempo en el que las cosas se distorsionan ligeramente y se realizan una serie de cosas de las que nadie puede estar orgulloso ( actos vandálicos de poca monta, injurias a las autoridades, piropos a jovenzuelas de 47,...).
Aquella era una noche que frente al hunter-móvil se finiquitaban los ultimos resquicios etílicos de la noche intentando urdir un plan para extenderla lo más posible ( ya se sabe que cuanto más larga es la noche más posibilidades se tiene de encontrar la mujer de tu vida).
Por el horizonte se acerca un Mini Cooper, y a escasos metros una moto. Se acercan y se ponen paralelos al semáforo. A raíz de semejante visión, normal para los profanos, uno de nuestros contertulios tuvo la feliz idea de alardear de sus conocimientos en mecánica avanzada y gritar: !Eso es un sidecar! Yo lo he visto... lo lleva el perro de Sherlock Holmes.
Restallaron en el aire las malvadas sonrisillas de nosotros, malvados simpatizantes de aquellas gamberradas, y una mirada feroz del motorista hizo más bien un efecto nulo sobre nosotros.
Yo he investigado por mi parte y Sherlock holmes no llevaba un Sidecar. Yo creo que va a ser Basil el ratón Superdetective.

viernes, agosto 18, 2006

En el día de ayer, en mitad de una apoplejía nostálgica, me dio por buscar fotos de Aarhus, la ciudad donde estuve viviendo un año como erasmus. Bueno, lo primero para buscar alguna cosa es preguntarle a Google, pero como al fin y al cabo siempre te saca mil páginas antes de encontrar algo que merezca la pena me decidí por otro camino: la web del garito a donde íbamos todos los estudiantes.
A qué mala hora decidí hacerlo, me perdí en la vorágine virtual de cientos de diosas nórdicas en poses más que sugestivas. Y en medio de este colapso nervioso de la zona más meridional de mi alma encontré un par de fotos que salía un servidor, en medio de otra vorágine más física. Nada revelador, esperaba encontrar a alguna de aquellas aves de paso que depositaron su confianza en mi. Pero nada más lejos que un par de simples fotos de mi cuerpo serrano moviéndose al ritmo frenético del dance más comercial. Con la post-depresión post-erasmus me fui a la cama. Quién fuera naranja roja.

domingo, agosto 13, 2006

En el aeropuerto, terminal 2, gate B37, sentado en un banco, más bien hundido en él. Comprobando cada cinco minutos que tenía el billete y que ningún criminal un poco cabrón le haya podido robar el billete para subir al avión a pesar de que lleva su nombre. Bueno, comprobado, otra vez.
Con los auriculares del mp3 hincados en los oídos no recuerda ninguna espera en aeropuertos que no haya ido con los auriculares puestos.
Le daban pereza las colas, la gente de pie tanto tiempo, el saber si tendrá sitio en los compartimentos del avión para su equipaje de mano. El doble bombo le estaba haciendo latir el corazón al doble de velocidad de la adecuada para estos casos, y subió el volumen hasta que sentía cada impacto detrás de los ojos.
Llaman a embarcar. Por fin. Cruza su mirada una dulce muchacha de tez pálida, casi transparente, y sonríe. Por fin, un ligue de avión. Acto seguido se le suben a la pierna dos churumbeles que inequívocamente eran su prole. Lo dejaremos para otro día.

Las puertas de emergencia,... bla bla bla...

sábado, agosto 12, 2006

Caminaba sin destino, como cuando buscas algo y no sabes exáctamente qué es. Deslizando la mano sobre la barandilla, sin llegar a tocarla más que en choques fortuitos.
El cielo era gris, como casi cualquier día en ese país. Pero se sentía cómodo en esa meteorología, le agobiaba el sol y su felicidad aparente. Los días grises tenían, paradójicamente, muchos más matices.


Llegados a este punto el tema es pegarle una patada al protagonista y tirarlo por la barandilla del Támesis, seguro que ya imaginabáis que era Londres. ¿ Por qué? No hay "porque"s la mayoría de las veces, así que en este caso tampoco. Quizá sea suficiente el decir que estoy en Sin títulos, y que en Días sin horas ya he escrito esta semana en exceso. Así que el protagonista se ahoga y se muere. ¡Ah! Se siente, soy como Benigni, primero hago que te encariñes con el personaje y luego lo mato. Es algo muy cruel, ese Benigni es un poco cabroncete; le deberíamos tirar al río o hacer que lea más a Bukowski. El "buenos días princesa" quedaría mucho más original en una cama tibia de vómito y regurgitaciones no planeadas, sudor y sangre. Olor a rancio, a cebolla putrefacta, a colillas apagadas sobre el algodón de calidad infame. Oliendo a muerte por todas partes, porque sólo es ella la que te rodea y te flirtea. Cólera, negación,...
Sábanas miasmáticas. Joder princesa, cómo huele a tí.

viernes, agosto 11, 2006

Cuentos de la naranja roja

Llevaba toda la mañana sentado en esa jodida cafetería. Olía a refrito y a rancio, ambos olores a la vez, integrados, adheridos, penetrando en su nariz y haciendole sentir las nauseas de forma intermitente.
Era una cafetería de mierda para gente de mierda. Él se pasaba allí las mañanas, no trabajaba ni producía nada. Cuando era joven heredó una pequeña fortuna y planeó un gasto mensual para no tener que volver a trabajar en de su vida. No se podía permitir muchos lujos, pero se pasaba el día entre bares y prostíbulos baratos. De hecho era allí donde se encontraba a la gente más interesante. Alguna vez había acudido a sitios con más alcurnia pero se aburría como en aquellas misas del pueblo en las que el cura sólo decía gilipolleces al granel.

Y esa mañana era exáctamente como cualquier otra que recordara, que eran las menos. Tenía en la mano un periodico que ni se había molestado en abrir, ignoraba hasta la fecha de impresión. No le importaba lo que dijera. Más bien no le importaba nada que no afectara a su propia integridad física. Como disponía de ingentes cantidades de tiempo había tomado el irregular placer de la lectura, y se llevaba a la cafetería sus libros de filosofía. Voltaire, D'Alembert, Habermars, Engel,... No es que le interesara especialmente pero no tenía nada mejor que hacer, y además le daba cierta ventaja a la hora de callar la boca a algunos listos que le iban de intelectuales.

Otra mañana más, otra mañana menos. Le tocó el culo a la camarera y esta le respondió con un soberano revés. Contento de haber hecho todo lo que tenía planeado se fue a casa a dormir un rato. Además le quedaba cerveza en la nevera.

jueves, agosto 10, 2006

Manatí refulgente

Curiosamente, si en el Google buscas: "ligar danesas"; la primera entrada que te sale es este esplendoroso blog, que lejos de cualquier cosa te explica como ligar con las danesas.
Si bien es harto dificil ligar con nuestras paisanas las españolas, lo de hacerlo con las danesas es tarea casi imposible.
Pero no os desanimeis, buscadores de caminos nórdicos, yo os daré un par de consejos, que aunque no os vayan a servir mucho en la práctica pueden hacer las delicias de vuestros contertulios en una charla para poner a parir a las bellezas vikingas.
Primer punto. Las danesas funcionan por estímulos físicos, no intentéis venderos como el romántico carpetovetónico dispuesto a llevar una rosa atragantada por ellas. No, demostradlo directamente; poned vuestra peor cara y afilar los ojos, acercad vuestro asimétrico cuerpo a su cálida cadera y rezad a Odín. Si no funciona ves a por la siguiente, probablemente no encuentres más de 7 diferencias.
Segundo punto, y último, que estoy canasado. Las danesas de noche son lo que se conoce vulgarmente como calienta braguetas. Se acercarán, bailarán contigo apretando las nalgas contra tus no-nalgas, y luego cambiarán de pareja. Asúmelo como normal, y espera la siguiente. ¡Ah! De día son imposibles e inaguantables, intetad pillarlas al atardecer o al amanecer. Qui poderes capere, capiat.

¿Alguna vez habéis intentado filosofar y filosofar hasta el punto en el que has llegado al punto de partida sólo que ahora estás defendiendo lo contrario? Es curioso cuanto podemos llegar a hablar sin tener demasiado que decir, rizando palabras y poniéndoles lacitos que pongan "Made in RAE". Bueno, es de vez en cuando te pega bocados, y son muy poco compasivos y suelen morder en la yugular. Supongo que por dos razones: a\ puede matarte; b\ duele un huevo, te duele hasta en el ego.

Así que con este ánimo reanimo este blog, para hacer de mi filosofía de manatí zíngaro una vía de escape. Porque aunque mi vida esté llena de ventanas en blanco y negro, también hay manatíes asomados a ellas.

domingo, junio 18, 2006

Motorhead - The Ace Of Spades

Cuando arde el asfalto, quema el polvo en la cara. Quién tuviera una moto para cruzar el desierto.

lunes, junio 12, 2006

Fucktotum

Atendiendo a razones puramente académicas ( o eso quisiera creerme), mi vida se encuentra a la deriva entre la escasez de tiempo ( ¿cómo puede ser escaso el tiempo si es un bien divino?) y el desasosiego intelectual que vendría a ser, gráficamente, un cartelón enorme típico de parking, hincado en mi sien en el que figura con letras claras y rojas la palabra "COMPLETO".
Ni todas las mujeres ni dádivas, que Alá me envía a la biblioteca, pueden rescatarme de semejante sopor psicosomático. Estoy esperando un envío de huríes a ver si así uno recobra el espíritu guerrero que en otros momentos definía mi vida. Momentos que, sinceramente, no recuerdo; pero que sin lugar a dudas llegaron a existir: tengo fotos.
Como siempre voy adoptando poses, ahora tendría una en plan Chinaksi. Tirado, evitando cualquier tipo de problemas que vayan a alterar mi placida y rancia vida, y ignorando a cualquier persona que quiera desestabilizar mi, ya de por sí, maltrecha vida sentimental. Como si en algún momento hubiese tenido sentimientos.
La verdad es que todo esto no me pega ni de lejos, con la cara de pan que tengo y de buena persona, mis constantes sonrisas al mundo y todas estas cosas que algún día me causarán un problema de diabetes.
Y esto es una manera de quemar teclado sin decir nada. Amén.

jueves, mayo 04, 2006

Si con este vídeo no os entran ganas de quemar contenedores, es que no tenéis corazón.

-

sábado, abril 29, 2006

El Papa viene a Valencia
El Papa viene a Valencia, a repartir hostias y esas cosas que suelen hacer los Papas. Yo creo que el pobre hombre se ha equivocado y quería venir en fallas a pillar, como todos. Pero se le retrasó el asunto o Monseñor Rouco Varela le despistó para que no atentara contra la moralidad eclesial. Vamos, que la cucarachilla blanca viene a darnos un poco por el saco y a que se corten las calles con cientos de jovenes ( es verdad) vayan a verle con sus polos sin mácula y sus peinados de los años 60. Jóvenes como estos.


jueves, abril 06, 2006

A quién le guste la foto...
A mi también...




www.flickr.com


This is a Flickr badge showing public photos from sintitulo. Make your own badge here.




lunes, abril 03, 2006

Por mi enfermedad y por hacer un poco la competencia a Fer y su Top5 , ahí va mi Top 5 de canciones para estar enfermo. Fiebre y sudor frío en clave de sol.

1- Cicatriz- The Mars Volta
2- White Room - Cream
3- Micro cuts - Muse
4- Rest will follow - And you will know us by the trail of dead
5- 21st century squizoid man - King Crimson

miércoles, marzo 29, 2006

Había por ahí una historia curiosa que yo, como bienamado mentor de necedades, os transmito. Imagináos que estáis en la siguiente situación. Visitáis un centro psiquiátrico ( un manicomio para los lectores menos doctos), y en una entrevista que le estáis haciendo al director ( porque eres periodista del Quo, por lo menos) le preguntas: ¿ Cuál es el criterio de ingreso?. El doctor director, arquea las cejas y con mirada vidriosa ( ya que sólo esa pueden tener unos seres que están con locos y se creen que pueden curarlos, en vez de pensar que acabarán como ellos) te dice: Es bien fácil, mi querido compañero. Llenamos una bañera con agua, y al futuro inquilino le damos un pozal, un vaso y un dedal; y a continuación le pedimos que saque el agua de ahí.
Tú, que te crees más listo que nadie y has hecho económicas le contestas: Bueno, pero así tiene un 33'33 % de posibilidades de que eligiendo al azar, elija el pozal y no ingrese.
El doctor junta las manos, carraspea, saca un impreso del cajón y te dice: Los que se libran son aquellos que quitan el tapón; ¿ quiere una habitación con vistas al jardín o a la calle?

jueves, marzo 23, 2006

Se desató los zapatos, se tumbó en la cama, miró al techo buscando formas. Todo se la hacía calaveras. Lo encontró señal inequívoca aunque nunca había sido predeterminista ni creyente. Saltó de la cama, se asomó por la ventana y se tiró. Si lo hubiese pensado no se hubiera tirado, pero hay cosas que hay que hacerlas sin pensar.

miércoles, marzo 22, 2006

No me lo puedo DE creer! Visto en http://karlitoss.blogspot.com

jueves, marzo 16, 2006

Fallas' hunting

Comienzan las Fallas. Semana en que el olor a pólvora y el polen de la incipiente primavera despierta nuestras glándulas secretoras de hormonas, y técnicamente "nos ponemos a mil".
Así pues una noche normal de Fallas, es decir, cualquiera; se desarrolla de forma similar a la siguiente función ( F(x) ), es decir empiezas a un buen tono testoserónico, y la cosa va aumentando hasta eso de las 2 o 3 de la madrugada y lo que sigue es una caida depresiva con trauma post-parto ( es decir que a posteriori te partes).
La primera parte de la noche consiste en coger el ritmo a la noche y, a todas las féminas que van rodeandote y tentándote, ficharlas para un análisis posterior a ver quien se lleva el homenaje de esa noche. Esta fase es en la que el Señor posiciona sus operativos.
Segunda parte, la segunda parte consiste en ir lanzando miradas de "estoy en celo", a toda tía buenorra que te pasa por al lado, sonriendo, hacíendote el interesante y el duro. Resultado, no te miran y si te miran no hay efecto. Te empiezas a mosquear y decides que esa noche eres misógino y que vas a pasar de todas. En esta fase el Señor mueve ficha.
Tercera parte, te das cuenta de que no te sale lo de ser misógino y ahora te gusta cualquiera que no esté gorda, malformada o sufra amputaciones graves. Ya te sale un hasta: "qué guapa eres" cuando te pasa por al lado, seguido del arrepentimiento de "sí, seguro que así se gira y me dice, tú también". El Señor 1, mundano - 0.
Cuarta y última parte. Lo de las malformaciones ya te parece algo irrelevante y las amputaciones también, lo que sea, da igual, algo ya. Hasta el momento que colpasas, recuerdas que internet está lleno de porno y decides volverte a casa. El Señor se parte, ha ganado.
Si en fallas no follas, fallas. 22 de fallas, o de fallos.

lunes, marzo 13, 2006

"¿Es cierto que Microsoft nos espía a través de Windows?

-Sí. Hay dos formas conocidas de vigilancia. Cuando el usuario busca una palabra en sus propios archivos, el ordenador envía un mensaje diciendo qué palabras se han buscado, y cuando Windows pide una actualización, envía un mensaje a Microsoft con la lista de todos los programas instalados en la máquina."


Entrevista a Richard Mathew Stallman, genio y figura. El neoyorquino, creador del sistema operativo GNU/Linux.


Esto ya pasa de castaño oscuro. Que venga Dios, que seguro que usa Mac, y que vea si esto es normal.

viernes, marzo 10, 2006

Éxito

Me he vendido a la discusión fácil sobre estupideces. He triunfado como escritor. Esto se ha convertido en una especie de prensa rosa tirando a amarilla. Jajaja, al fin, me postea la gente, a pesar de que me haya vendido. Me siento una putilla barata. Te da cierto poder mediatico.
Así que autodefino como chatarrero de esencias. No tiene mucho sentido, pero bueno, ahora casi nada lo tiene. Pero prometo dejar estas chorradas, y el proxímo post es de estupideces pero con sentido y cuidadas.

miércoles, marzo 08, 2006

El mundo y sus gentes.

Este post va dedicado, con mucho cariño, al tipet que escribió un coment en el post anterior más largo que el propio post, en plan de defensa pseudo-fascista rancia de las tradiciones. Como me ha parecido interesante el tema, pues vamos a dedicarle un post y a meternos un poco con él, que para eso es mi blog y me lo follo cuando quiero.
Claro, es que el tema de las tierras, nacionalismos y tal, toca a la gente muy a fondo. Siento si el personal discrepa con mi opinión, pero la tierra es sólo tierra ( valga la redundancia). El chico en cuestión plantea un arraigo a las tradiciones y tal, y decía que si es una costumbre del pueblo y tal. No sé chico, no me siento vinculado a la cantidad de gente que vive con tanta pasión una tradición y no sus propias vidas. Para nada me vinculo yo a esta tierra, es más, cuando pueda emigro. Lo de ser pijo, cool y todas esas cosas que argumentas en plan rebelde quinceañero ( con paradójicas tendencias conservadoras ); yo creo que las acepto, soy un snob, estoy por encima de eso. Quien no quiera verlo que no lo vea, allá cada cual con sus ideales y sus fines en la vida.
Pero vaya, estoy haciendo disertación seria y de eso no va este blog, así que vamos a darle caña.

A ver, tontocojones, a\¿ por qué firmas en un blog que no te gusta? No tiene sentido. Deducción del punto a: escasa vida social o pocas cosas que hacer en el mundo. b\ ¿por qué en toda la parrafada que pones no hay ni un acento y los "x" y los "xq". Deducción del punto b: soy un tocapelotas, muahaha. c\ Me ha hecho mucha gracia lo de Bush, de hecho gente como los "valencianots" votan a gente como Rita y como Camps ... !qué son como Bush pero a escala local! Deducción del punto c: Defiende a Bush, yo soy Bush, me defiente a mi. Si ya sabía yo que nos ibamos a acabar cayendo bien. d:\ el chiste de los fartons no es mio, es típico de Valencia. Deducción del punto d: jajajajajajaja... ay qué mundillo. e:\ es una pena el que no vuelva, porque siempre hace ilusión que a uno le dediquen una reflexión pseudointelectual.

DEDUCCIÓN GENERAL: Cúanto gilipollas, y qué pocas balas.

Si vuelve se le bautizará en este foro como el pequeño Mussolini, tradicionalista, defensor del pueblo; y tonto. Suerte que acabara colgado. Ups, eso es politicamente incorrecto.

sábado, marzo 04, 2006

Valencia en Fallas.

Vuelven, como cada año, las Fallas a Valencia. Época en la que las calles están colpsadas a cualquier hora del día, y que todo está inundado con un olor mezcla de la pólvora ( quemada a toneladas cada día) y el refrito de buñuelos y churros en los puestos callejeros.
Las Fallas son divertidas un par de años, luego es algo más que repetitivo, es casi terrible, aciago destino. Pero realmente no tiene mayor importancia. Lo que más grima me da son las falleras, y en segundo plano los falleros. Es realmente un espectáculo verlo.
Primero, cómo van vestidas. ¿ Qué carajo es eso? ¿De dónde ha salido tamaña cutrez? ¿Por qué es tan casposo? Los colores son horribles, los bordados dorados ensalzan la horripilantez, y luego esos peinados tan kish que se hacen. Vestida así no hay ninguna chica que esté guapa, ni una, qué manera más tonta de hacerse fea.
Segundo, esa endogamia foklorica en la que los falleros se meten en sus casales a ponerse ciegos de cognac, sidra, sangría y cualquier cosa que pillen; mezclándolo, obviamente, con paella. Son tan valencianos que si pudieran mojarían los buñuelos en horchata. Sí, horchata, esta gente tiene horchata corriendoles por las venas. Como dice el chiste, esas mujeres son tan valencianas que en vez de utilizar tampones, utilizan fartones. Aish, qué ciudad.

lunes, febrero 20, 2006

Acabo de ver, otra vez, Alta fidelidad. La he visto con mi hermano, y hemos hecho un top 5.

Top 5 de canciones para llorar.

Angeles - Elliot Smith
Peaches and Cream - John Butler Trio
Tears in Heaven - Eric Clapton
Creep - Radiohead
The heart ask pleasure first - Michael Nyman

domingo, febrero 19, 2006

Actualización en Días sin horas

jueves, febrero 16, 2006

Y siguen los devaneos entre dos, el mundo a dos caras, o las caras a dos mundos.
Somorra y Godoma

domingo, febrero 12, 2006

Biblio metal

Se acabó la biblioteca. Época en la que te puedes enamorar tres veces al día, fliparte con un grupo de música, compartir momentos de desesperación extrema.
Pero lo que más mola es el ir en plan pandilla, la banda del patio. Somos más duros que comer sandwiches de tachuelas. Los ocasos son el símbolo de nuestra huida, que a ser posible serían en unas motos enormes y de fondo sonando Gigatrón, mientras lanzamos nuestras lascivas miradas hacia todas las pijas emo-tivas que nos han seducido cual sirenas ( de bomberos) y que esa noche tendrán su merecido homenaje.
Y a esos apijados, que no nos caen tan bien como las pijas, miradas de speed metaleros agresivos; imaginándonos que llevamos unas greñas por los hombros, chupas de cuero con parches de Maiden y cadenas resonando a nuestros pasos;además, como no, unas botas de media caña.
Al abrir la puerta de nuestra sala entra una corriente de aire que hace que blandan nuestras greñas, momento en que nos giramos para echar la última mirada a las chatis. Como despedida caen guitarras en forma de hacha para hacer un solo moñas a lo Guns'n'Roses.

martes, febrero 07, 2006

Saturnino.

Él es amigo de la atriz porno, y algunos sospechamos que se la ha beneficiado en el algún momento de debilidad de la actriz, que deben ser los más. Él es grande y fuerte, definido diría, probablemente él; apuesto, qué caray. Debe tener unos 26 años, como la atriz porno, y debe estar cursando octavo de empresariales, como la actriz porno. Es un modus vivendi, una operativa de vida, que le permite vivir sin agobios y disfrutando la fiesta valenciana todos los fines de semana.
Eso sí, cuando toca estudiar, estudia. Cientos de horas empleadas en la biblioteca haciendo cálculos minimalistas sobre el origen del universo y el origen de las tetas de la actriz porno, que en primero ( el primer año que hicieron primero) no tenía tantas. ¿Acaso era el agua?
Saturnino es feliz, y siempre va con sus amigos Abelino y Sancho. No se llaman así, siquiera sé como se llaman, pero vienen a determinar eso que se conoce como cutrez pueblerina extrapolada al chabacanismo urbano del mediterraneo. Es decir, un garrulo venido a pijo.

lunes, febrero 06, 2006

La actriz porno

Ella es espléndida, altiva y suntuosa. Calza dos tetas como melones, por supuesto rellenas de silicona. Y se contonéa por la biblioteca esgrimiendo sus encantos más destacables, el culo y las tetas. Tiene una cara de guarra viciosa corolada con unos labios que guardan la historia de haber tragado más leche de mangorra que nadie; una cara ajada por horas y horas acumuladas de rayos UVA.
Entre todas ella es la más viciosa, la chabacanisima, la insuperable, la "actriz porno". Va siempre acompañada de una aprendiz, que aunque lo intenta no llega a la suela de sus zapatos, zapatos con un tacón de 5 centímetros para tener bien controladas todas las mesas de la biblioteca; y que nos giremos todos para pensar por dos segundos "grgrgrgrgr joé que buena que está".

jueves, febrero 02, 2006

Test

En fin, recojo el test que me pasa Jose y nada pongo "Tus 5 hábitos más raros". Así que empezemos.
- Me jode de sobremanera la gente que habla mal. Es decir la gente que dice "ejque" en vez de "es que", o "vintiuno" en vez de "veintiuno". En serio, no puedo. Más de una chica ha caido de mi lista de posibles amores platónicos por soltarme cosas como "ejque esto es una mierda" o "una polla como una olla" ( eso me marcó).
-Cuando me levanto y aun no ha salido el sol miro por la ventana como todo está oscuro y miro mi reflejo. No sé, me da confianza, él también se ha levantado.
-Me revienta que la gente haga las rotondas mal y las tome en recto y tenga que frenar para que no me desgracien el morro. En general odio como conducen los orangutanes con poco pelo que circulan por las calles de mi ciudad, con coches que parecen naves espaciales sacadas de la película de ciencia ficción más chabacana.
- Hablo muy rápido y bajito, y cuando corro tanto que no me da tiempo a pensar digo "esto...". Me atropello al hablar y me confundo a mi mismo.
-Me jode que las pijas estén tan buenas y a mi no me salga ser pijo, lo he intentado pero no me sale. Soy un pijo frustrado.

Ale ya está, paso este test a todos los que lo lean. Supongo que Pablo y Fede, Jose y Fer ya lo han hecho y no hay más lectores conocidos.

martes, enero 31, 2006

Exámenes y disgustos

Se abren las aulas, entran los alumnos sudorosos e impacientes al recinto que acogerá sus miedos y sus indecisiones durante las siguientes dos horas. El clima es tenso, la asignatura difícil, el exámen se espera aun más. Nervios, preguntas de ultima hora, toca-pelotas desmontándote en un segundo todo lo que habías estudiado y por lo que te apostarías el ojo con menos dioptrías; para que luego tú tuvieras razón.
Se aproxima la hora, se acrecentan los nervios. Haces cosas que tenías planeadas hacer antes de morir, y que en cualquier otra situación jamás habrías hecho. Como ir a hablar con el pivón que va contigo a clase, un hola que haces por aquí, es suficiente para que muerto de la vergüenza te vuelvas a tu sitio, mientras oyes de fondo: pues nada, a hacer un exámen. Ya bueno, a veces no podemos pensar tan rápido.
El profesor entra. La gente se sienta pero siguen hablando, siempre un cuchicheo infinito. Hasta que el profesor levanta la voz, y en vez de un "callaos" se oye un "el exámen ha sido robado". La gente empieza a, lo que comunmente se conoce como, descojonarse. Hasta que acaba la frase, "el exámen es dictado". En el lapso de 5 segundos se van apagando las risas, dependiendo de la agilidad mental de cada alumno. A ver, un exámen que consta en el análisis de tablas que son generadas por ordenador,... ¿las va a dictar?. La frase cae como un trozo de plomo informe "son preguntas teóricas".
Ole, ole y ole. 5 demostraciones matemáticas para que los alumnos gozen y se regocijen en su suerte. Si en ese momento hubiese dicho uno: "he sido yo", moría a palos. Es lo que tiene.
Feliz navidad.
Radioblog

Funciona!!!

lunes, enero 30, 2006

Biblioteca

Saludos cordiales desde la biblioteca, templo reconstruido de Onán. En el que a destajo y cualquier hora vamos generando nuevos conceptos sobre la lujuria y el sucio pecado de la envidia. En cualquier caso, y únicamente debido a estas practicas de dudosa ortodoxia católica, vamos a arder en el infierno cual putillas en celo. Sin embargo, algo de provecho hemos sacado elaborando las más esperpénticas teorías sobre el sexo, ciertamente, fuerte.
-Si el individuo A mira al individuo B, y este a su vez responde la mirada, es signo inequívoco que está deseoso de cumplimentar el fornicio duro.
-Unos tacones resonando el el pasillo tiene mayor efécto adictivo que cualquier droga que jamás se haya probado o visto.
-El teorema central del límite indica que uno siempre vuelve al centro, es decir, a como ha venido, sólo y sin cenar. Excepto en contados casos que lo llamaremos: perturbación aleatoria.

Amen

domingo, enero 29, 2006

Dos mundos

Para los que por aquella época no me conocieran o no me leyeran, yo empezé en esto de los blogs por mi bien amado amigo Pablo, con el que poco después de montar Sin Titulos monté un blog conjunto que se llamaba Somorra y Godoma. La cosa no fue más allá de 4 posts, con lo que pronto murió el sitio.
Sin embargo, hemos decidido retomar el asunto y ha hacer micro posts cada uno, cuentos en versión Haiku. Así que os animo a que pongáis un ojo en ese blog, ya que aunque a mi me conocéis, estoy seguro de que Pablo os sorprenderá.

Somorra y Godoma
La última fila ( El blog de Pablo)

sábado, enero 28, 2006

Somorra y Godoma

Vuelve Somorra y Godoma tras 2 años. http://dosmundos.blogspot.com

viernes, enero 27, 2006

Fin Interrail

Bueno, que dolor esto de parir un blog con un tema cerrado. En serio, esto de tener que contar lo del interrail se me hace un mundo, porque no tengo libertad creativa. Así pues, hoy le pego carpetazo. Como va siendo la línea habitual brófego, sin clase y ligeramente distorsionado.

La cosa es que llegamos a Viena. No teníamos hostal. Bueno a finlandesa y yo no lo teníamos, el californiano sí. Así que le seguimos a ver si podíamos conseguir unas camas en la misma residencia. Nos dijeron que no, a no ser que hubiera cancelaciones. Las hubo, premio para el chavalote. El californiano estaba contentisimo por tener al pivón cerca.
Así que fuimos para arriba, para abajo, nos decidimos separar porque queríamos un poco de soledad, para algo viajabamos solos. Esa noche estuvimos en el bar tomando algo, y nos quedamos los últimos el californiano y yo, y me comunicó claramente sus ganas de pinchar carne nórdica. Y cortesmente me preguntó si yo no tenía incoveniente, le dije que adelante que por aquellos lares estaban siempre bajo cero, así que si estaba hecha un 70% de agua, que se hiciera la idea que iba a ser 70% hielo. Pero que nada, que con ilusión y ganas podía acabar con la mano llena de callos.
Al día siguiente a ver la ciudad, ya ni me acuerdo lo que hice, fui a ver un par de parques me encontré con dos griegos de la residencia que parecían venidos de otro planeta. Entre lo mal que hablaban inglés y las ideas de tan raras que tenían, no llegamos a una comunicación fluida. El momento que me marcó fue cuando nos sentamos en un parque, y al lado nuestro habían unas chicas de 16-17 años. El griego que parecía que hubiese dejado secar sus neuronas al sol, se acerca con alguna escusa estúpida, y se pone a hablar de algo, las chicas mirando hacia otra parte. Y yo contestando a lo que me preguntaban de música y tal. Así que le dije al griego con la mirada, vayámonos. Nos levantamos y me dice: ¿no te gusta ligar? . Y claro se me pasó por la cabeza decirle: "no, lo que no me gusta es abochornarme por estupideces ajenas", pero me contenté con un "na, que son muy pequeñas". Así que nada, se pasa el día y a la resi.
Llega el momento que todos estáis esperando. En la residencia había una guitarra, así que me puse a tocar como David Bowie hiciera en un rincón solitario. Y aparece una chica con su diario, y se pone a escribir. Miradas lascivas tirando a insulsas, y me acabo acercando después de tocarle implícitamente un par de canciones. Hablamos y hablamos. Se va llenando la sala, juerga y alborozo. Digo me voy a cenar, te vienes. Y nos fuimos a cenar por ahí. A la vuelta nos sentamos en un parque, et ego, cual buitre del desierto del Teneré me tiré al cuello, y, claro, ella se dejó querer. Pero, estabamos en un hostal juvenil con habitaciones compartidas, así pues otra noche más tuve que retirarme a mi alcoba con los genitales como pelotas de tenis y rabia por no tener pasta. Que le vamos a hacer, un viaje sin pinchar.
Porque paso de contar ya el resto, Suiza, Italia. Chiquitas, fiesta con mi vecino italiano de erasmus, pero nada de carnaza.
Por fin, fin.
Volveré a mis cinismos sin clase en breve. Os saluda desde lo más profundo del mundo chabacano y pachanguero que tiene por epicentro la capital del turia.