Ir al contenido principal
Ya huele a viento de tormenta. Fresca y eléctrica. La bóveda gris relfeja mi alma, las nubes rasgadas se descuelgan en forma de llovizna. La ciudad acompaña al tiempo, irradiando una belleza lúgubre y atemporal. Busco caras conocidas en las pocas personas que cruzan esa calle, cuyo nombre siquiera sé pronunciar; a lo mejor no tanto conocidas, como reconocibles. Y la lluvia sigue cayendo, cruza mis pies, y va saltando y rebotando por los adoquines. Y el zapateo lejano de las pocas personas que se cruzan en mi camino dota al atardecer oculto de una musicalidad imperceptible para el que no quiera oirla.
Sigo buscando en las caras esos ojos, que ya me han dejado una noche sin dormir. Y me sobresalto al ver un rostro parecido; y me entristezco al recordar que probablemente no te encuentre. Pero sería tan bonito... pasear los dos entre las calles regadas por la lluvia de un otoño adelantado para mi mediterránea concepción del tiempo. Las casas no reflejarían si no que tus ojos grises como el cielo, y el suelo temblaría a tu paso, como mis piernas. Y la lluvia no nos mojaría, porque yo te cubriría con mi parka y yo... ! yo, da igual ¡ Tu carita pálida, tus labios finos, tus ojos ... ah! tus ojos, y tu pelo castaño rozijo.... de cobre!
Pero tu no paseas conmigo... pero sé que pasearás algún día...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sería el crujido de los neumáticos, o quizá la noche, más que la noche la imposibilidad de que fuera cualquier otro momento del día excepto la noche. El abrupto deslizarse del automóvil por aquel camino sin asfaltar, atravesando el polvo en suspensión y moviéndonos a espaldas de las casas que tenían ventanas apagadas de gente durmiendo. Esa gente que se dormía a las once para trabajar al día siguiente, esa gente que encontraba su realización en la jornada de ocho horas y una familia que apagaba su vida al encender la tele. Nos sentíamos guardianes de sus sueños, Morpheos, viviendo lo que ellos sólo anhelaban inconscientemente porque habían dejado de anhelar al tiempo que aprendieron a callar. Colándonos por las rendijas de sus contraventanas para desnudar su lívido, para crispar su aceptación muda de la realidad. Nosotros que mirábamos esas ventanas mientras nos comíamos a besos y nos desnudábamos del todo, anhelando el siguiente beso y el siguiente gemido. Nosotros que eramos los rey
Aquel lugar olía como un camión abandonado, o al menos eso era lo primero que se le venía a la cabeza al pensar en ese olor a húmedad, a cerrado, humo de tabaco, a sudor y a alguna otra cosa imposible de descubrir. Aunque le repgunaba el lugar no podía dejar de sentir esa suave atracción por ella cada vez que se agachaba y dejaba entrever lo que ocultaba su blusa. Lo había hecho ya varias veces, y cada vez, le daba más la sensación que lo hacía a propósito. Y no porque él le gustara, si no porque ella quería gustar. Era algo parecido a un tanteo de fuerzas, un " a ver hasta donde llego". La música seguía sonando, estallando contra las paredes que temblaban a cada beat . Era un sitio pequeño, oscuro y ruidoso. Pero aun así lograba concentrarse sólo en el pecho que ella movía desde sus hombros, y no en su cara que se perdía en una lluvia de luces multicolor que deslumbraban intermitentemente, y no permitían ver nada con claridad. Él se acerco. - Te invito a tomar un café - No
A veces me gustaría escribir como Pau , joder qué fluidez, yo que me atranco con los reniegos pseudorománticos que no llevan a ninguna parte. Tengo que desarrollar más aptitudes literarias. Pero no sé de qué escribir. Estoy muy ilusionado con lo que estoy viendo aquí, tengo proyectos ideas y un montón de cosas que voy a disfrutar. Pero no me apetece hablar de eso. Sinceramente, creo que no podría. Siempre la misma referencia de amor y enamoramientos. Claro que hay, siempre acaba uno siguiendo alguna falda, aunque podría ser cualquier otra. Pero es esa porque te sonríe mucho o te roza de vez en cuando la mano. Y empieza la estúpida frustración de pensar que no le gustas. Que probablemente sea verdad, pero al fin y al cabo, todo va sobre convencer y conquistar. Con alguien discutía el otro día que si esperabas a que una chica viniera a decirte lo guapo que eres y lo muy enamorada que está de ti lo llevaba claro. No me canso de las faldas pero me canso de hablar de ellas. Me da miedo cans