Ir al contenido principal
Llegaba a la residencia como cada tarde y en un inesperado toque de inspiración divina me he acordado de que tenía que coger una llave para la lavadora, y me he acercado a la recepción.
Antes de abrir la boca me han dado una carta que tenían para mí. Ya sabía lo que era ( no lo sabía, lo suponía, no nos pongamos quisquillosos), carta del banco para lo del e-banking. Aunque me parecía raro. En España el e-banking es poner en la web tu numero de tarjeta y tu PIN y vas que te matas. Aquí que te enviaban una carta con otro código. Estos suizos... Además de hacerme aprender un PIN de mínimo séis dígitos me hacen aprenderme dos PINs de séis dígitos. Bueno. Abro el buzón y otra carta del banco con paquete. Vaya faranduleros.
Como soy un poco crío pues lo primero que abro es el paquete. Una calculadora chusterísisma. Abro las cartas que acompañaban y después de leerme todo un par de veces para poder entender qué tenía que hacer para entrar en mi e-banking account, consigo entrar. Éste es el proceso.
- Te metes en la web. Te piden número de contrato ( te dan una tarjeta de plástico blando con el número de contrato).
- Te piden un código que, vaya por Dios, se consigue metiendo una tarjeta de plástico duro, que también venía en el pack, en la supuesta calculadora. En la calculadora se mete el PIN de la tarjeta de e-banking, que no la de crédito, y te da un código que pones en la página para poder acceder.

Total que tengo cero francos suizos, cosa que ya sabía, pero por si se habían estirado y habían echado un par de francos de compasión.

Comentarios

sulaco ha dicho que…
El sistema holandés es similar pero en la calculadora metes tu tarjeta, el banco via web te da un número, lo pones en la calculadora, esta te devuelve otro (que solo vale para esa transacción, lo pones en la página web y operación validada.

Resultado. NO HAY PHISHING ni nada parecido. Por no mencionar que mi banco me permite sacar dinero en todo el mundo con el mismo coste, CERO, de comisión.
vanya ha dicho que…
Vale, que los hay más raros que los daneses. Aquí te dan un código de usuario, luego, al cabo de una semana, te mandan una carta certificada con un pin que sólo sirve para el primer log-in, donde te manda cambiar ese pin por otro de ocho caracteres como mínimo...

Animo, chavales, que como sigamos así, hacemos un estudio geográfico de pines y sistemas de seguridad e-bancarios.
Violeta Tomás ha dicho que…
Venga yo aporto Doichlan. Allí te dan un número PIN en el banco al cual tienes que ir tú personalmente. Los horarios de apertura de la Sparkasse son más bien reducidos y en tout cas aleatorios. Lunes y Miércoles de 7 a 10 a-m y de 15 a 16. Martes de 10 a 13. Y así sucesivamente. Cuando por fin logras ir a la Sparkasse cuando está abierta, te abres una cuenta etc, etc, etc, después de pasearte por todas las ventanillas y te pidan el permiso de residencia (y eso de la UE y de Schengen y la ciudadanía europeda que a mí me hacen estudiar, ¿dónde queda?), te dan un PIN que NO PUEDES CAMBIAR.

Pero lo mejor de todo es que te dan PINs en plan: 1234 ó 0000 ó 5556... lo hablé con más gente porque todo el mundo estaba bastante contrariado. Si les pides que por favor te lo cambien te miran con pena infinita y les oyes pensar: pobrecita, como viene del tercer mundo no entiende que este número es muy importante y que nadie lo tiene que conocer. Y te explican que es tu número secreto GEHEIM GEHEIM, y tú piensas, coño, tan GEHEIM que cualquiera lo atina a la primera.

Eso sí, aquí donde vivo ahora tres años después frente a la Embajada Alemana les pillo la wifi para escribiros cuya contraseña es... ¡sí!: 12345. Atiné a la primera. Ole, ole y ole.

Me piro a simular que licito contratos de obras. Una chapa.
clara ha dicho que…
En Suecia tambien te dan una de esas maravillosas calculadoras. Pero tengo ahora mismo dos problemas. Uno es que mi novio tiene una identica y no se cual es la mia (¿funcionaran igual? eso no tendria tanta gracia)
El segundo problema es que recuerdo que pensé un código muy creativo, y no recuerdo cuál... espero que en mi banco se pueda cambiar!
Esther ha dicho que…
Cuelga algo, jo! :)

Entradas populares de este blog

Sería el crujido de los neumáticos, o quizá la noche, más que la noche la imposibilidad de que fuera cualquier otro momento del día excepto la noche. El abrupto deslizarse del automóvil por aquel camino sin asfaltar, atravesando el polvo en suspensión y moviéndonos a espaldas de las casas que tenían ventanas apagadas de gente durmiendo. Esa gente que se dormía a las once para trabajar al día siguiente, esa gente que encontraba su realización en la jornada de ocho horas y una familia que apagaba su vida al encender la tele. Nos sentíamos guardianes de sus sueños, Morpheos, viviendo lo que ellos sólo anhelaban inconscientemente porque habían dejado de anhelar al tiempo que aprendieron a callar. Colándonos por las rendijas de sus contraventanas para desnudar su lívido, para crispar su aceptación muda de la realidad. Nosotros que mirábamos esas ventanas mientras nos comíamos a besos y nos desnudábamos del todo, anhelando el siguiente beso y el siguiente gemido. Nosotros que eramos los rey
Aquel lugar olía como un camión abandonado, o al menos eso era lo primero que se le venía a la cabeza al pensar en ese olor a húmedad, a cerrado, humo de tabaco, a sudor y a alguna otra cosa imposible de descubrir. Aunque le repgunaba el lugar no podía dejar de sentir esa suave atracción por ella cada vez que se agachaba y dejaba entrever lo que ocultaba su blusa. Lo había hecho ya varias veces, y cada vez, le daba más la sensación que lo hacía a propósito. Y no porque él le gustara, si no porque ella quería gustar. Era algo parecido a un tanteo de fuerzas, un " a ver hasta donde llego". La música seguía sonando, estallando contra las paredes que temblaban a cada beat . Era un sitio pequeño, oscuro y ruidoso. Pero aun así lograba concentrarse sólo en el pecho que ella movía desde sus hombros, y no en su cara que se perdía en una lluvia de luces multicolor que deslumbraban intermitentemente, y no permitían ver nada con claridad. Él se acerco. - Te invito a tomar un café - No
A veces me gustaría escribir como Pau , joder qué fluidez, yo que me atranco con los reniegos pseudorománticos que no llevan a ninguna parte. Tengo que desarrollar más aptitudes literarias. Pero no sé de qué escribir. Estoy muy ilusionado con lo que estoy viendo aquí, tengo proyectos ideas y un montón de cosas que voy a disfrutar. Pero no me apetece hablar de eso. Sinceramente, creo que no podría. Siempre la misma referencia de amor y enamoramientos. Claro que hay, siempre acaba uno siguiendo alguna falda, aunque podría ser cualquier otra. Pero es esa porque te sonríe mucho o te roza de vez en cuando la mano. Y empieza la estúpida frustración de pensar que no le gustas. Que probablemente sea verdad, pero al fin y al cabo, todo va sobre convencer y conquistar. Con alguien discutía el otro día que si esperabas a que una chica viniera a decirte lo guapo que eres y lo muy enamorada que está de ti lo llevaba claro. No me canso de las faldas pero me canso de hablar de ellas. Me da miedo cans