Ir al contenido principal
A petición popular ( gracias Esther)


Contradecía el tiempo a la estación y el termómetro acariciaba los 10 grados cuando los libros decían que aquí y ahora tendría que hacer menos 4 grados. Me anclé a un banco de aquel parque, que tenía poco de parque y bastante de planicie sin edificar, desde que me había levantado notaba en mis manos un delicado aroma a canela y vainilla. Me había levantado casi a las doce del mediodía, un pinchazo en la espalda me provocó el flash de una caída, no sabía no cómo, ni cuándo, ni dónde. No me apetecía recordar, no solía hacerlo, lo pasado, pasado estaba.

Hundí la cabeza entre mis manos, disfrutando de ese olor que se iba apagando poco a poco. Era un Martes pero se sentía como un Domingo. Realmente, desde que dejé aquel puesto como contable de clase b, todos los días me sabían a Domingo. Parecía que al día siguiente tuviese algo que hacer. Pero no había nada que hacer, sólo el vacío de pasar los días vagabundeando. No necesitaba el trabajo, mis padres me estaban subvencionando la carrera que no estaba haciendo, y ellos sabían que no hacía y no les importaba. Una forma de mantener al vástago vivo.

El olor a canela y vainilla me estaba intrigando. Me concentré y empezó a dibujarse entre mis manos una corta melena cobriza, era aquella chica que solía preparar la comida los Sábados en la pensión. Era un poco vulgar, y bastante borde, pero era preciosa incluso debajo esa cofia de rejilla horrenda. Unas caderas que se intuían bajo esa falda anodina, blanca, a base de pliegues, había perturbado mis sueños últimamente.

Alguien vino y me susurró al oído: "venga, vuelve dentro que hace frío". Me cogió del brazo y note al levantarme que mis piernas no se coordinaban muy bien entre ellas. Yo me dejaba llegar, no quería preguntarme nada. Subimos unas escaleras, luego otras, una habitación con mucha gente, todos murmurando. Y allí estaba ella, con su melena cobriza, inundando esos platos desgastados con puré de alguna verdura de la que jamás sabremos su verdadero nombre. Fui con mi plato y me quedé mirándola, hoy aguantaría la mirada. La aguanté, y ella sonrió. Sentí como se me deshacía el estómago, se me mojaba todo el pantalón y me temblaban las piernas. Antes de que flaquearan del todo alguien me cogió de las axilas, y me tumbó en una cama, pero ya no era el comedor. Se abrió la puerta y entró un hombre vestido de médico. En la parte exterior de la puerta ponía: "Enfermería. Hospital Psiquiátrico Saint Michel". Me dio igual. Mañana sería otro día.

Comentarios

Esther ha dicho que…
Llevo un rato leyendo y releyendo y leyendo y pensando y leyendo, no sé qué decir... gracias.

Me ha gustado mucho la unión amor-"locura clínica" dentro de una misma masa cerebral. Un saludo Kike
Quique ha dicho que…
No sé cómo se me puede releer. Yo cuando me releo, me veo todos los fallos, que luego no cambio, o cosas que cambiarían, que tampoco cambio.

Me llama la atención las enfermedades psíquicas, son otra manera de percibir las cosas. Cosa que a veces tanto ansío.
Esther ha dicho que…
Los "fallos" son parte de lo que se escribe, quizá sea ota forma de darle personalidad, no crees? Yo tampoco los suelo cambiar, me parece una forma de mentira con el propio texto, auqnue suene a gilipollez.
Interesantes tus ansíos ;)

Entradas populares de este blog

Sería el crujido de los neumáticos, o quizá la noche, más que la noche la imposibilidad de que fuera cualquier otro momento del día excepto la noche. El abrupto deslizarse del automóvil por aquel camino sin asfaltar, atravesando el polvo en suspensión y moviéndonos a espaldas de las casas que tenían ventanas apagadas de gente durmiendo. Esa gente que se dormía a las once para trabajar al día siguiente, esa gente que encontraba su realización en la jornada de ocho horas y una familia que apagaba su vida al encender la tele. Nos sentíamos guardianes de sus sueños, Morpheos, viviendo lo que ellos sólo anhelaban inconscientemente porque habían dejado de anhelar al tiempo que aprendieron a callar. Colándonos por las rendijas de sus contraventanas para desnudar su lívido, para crispar su aceptación muda de la realidad. Nosotros que mirábamos esas ventanas mientras nos comíamos a besos y nos desnudábamos del todo, anhelando el siguiente beso y el siguiente gemido. Nosotros que eramos los rey
Aquel lugar olía como un camión abandonado, o al menos eso era lo primero que se le venía a la cabeza al pensar en ese olor a húmedad, a cerrado, humo de tabaco, a sudor y a alguna otra cosa imposible de descubrir. Aunque le repgunaba el lugar no podía dejar de sentir esa suave atracción por ella cada vez que se agachaba y dejaba entrever lo que ocultaba su blusa. Lo había hecho ya varias veces, y cada vez, le daba más la sensación que lo hacía a propósito. Y no porque él le gustara, si no porque ella quería gustar. Era algo parecido a un tanteo de fuerzas, un " a ver hasta donde llego". La música seguía sonando, estallando contra las paredes que temblaban a cada beat . Era un sitio pequeño, oscuro y ruidoso. Pero aun así lograba concentrarse sólo en el pecho que ella movía desde sus hombros, y no en su cara que se perdía en una lluvia de luces multicolor que deslumbraban intermitentemente, y no permitían ver nada con claridad. Él se acerco. - Te invito a tomar un café - No
A veces me gustaría escribir como Pau , joder qué fluidez, yo que me atranco con los reniegos pseudorománticos que no llevan a ninguna parte. Tengo que desarrollar más aptitudes literarias. Pero no sé de qué escribir. Estoy muy ilusionado con lo que estoy viendo aquí, tengo proyectos ideas y un montón de cosas que voy a disfrutar. Pero no me apetece hablar de eso. Sinceramente, creo que no podría. Siempre la misma referencia de amor y enamoramientos. Claro que hay, siempre acaba uno siguiendo alguna falda, aunque podría ser cualquier otra. Pero es esa porque te sonríe mucho o te roza de vez en cuando la mano. Y empieza la estúpida frustración de pensar que no le gustas. Que probablemente sea verdad, pero al fin y al cabo, todo va sobre convencer y conquistar. Con alguien discutía el otro día que si esperabas a que una chica viniera a decirte lo guapo que eres y lo muy enamorada que está de ti lo llevaba claro. No me canso de las faldas pero me canso de hablar de ellas. Me da miedo cans