Ir al contenido principal
Insomnio devengado de los días que llegarán, que serán inmediatos a mi partida. Que serán los portales de mi viaje al otro lado del océano. Del viaje que no es viaje, si no emigración, porque lo dicen las autoridades, porque lo dice el visado, porque pone Residente Temporal en Chile.
Porque me muero de miedo. Porque no sé qué voy a encontrar, pero como siempre tengo la dulce sensación narcótica de que allá encontraré a mi ideal de mujer etérea e ilustrada; como si no hubiese aprendido aun que es mentira. Miedo, también, porque no sé qué voy a hacer con mis días, si podré ayudar, si daré la talla, si no me vendré abajo.
Se anda cancerando el alma de vacío, ya sin sentimientos, ni ganas de escribir, ni ganas de nada. Sólo un miedo, que ni siquiera es miedo, que es tensión y desconocimiento. Pero nada más. ¿Irá con los años?

Comentarios

vanya ha dicho que…
I must not fear. Fear is the mind-killer. Fear is the little-death that brings total obliteration. I will face my fear. I will permit it to pass over me and through me. And when it has gone past I will turn the inner eye to see its path. Where the fear has gone there will be nothing. Only I will remain.

-Frank Herbert (Dune)
Anónimo ha dicho que…
No seas drama queen. Seguro que te lo pasas bomba. Y a ver si te animas y nos hacemos en Mayo o Junio esos países con un coche viejo y yendo sin rumbo fijo a donde nos lleve la mano de Dios.
María ha dicho que…
Buena suerte, si es que la suerte existe. Ve con ganas, con la sonrisa abierta, con los sueños intactos.
Espero que traigas aventuras que contar y unas cuantas arrugas (de esas de la sabiduría) de más.
Un beso.
Duermevela ha dicho que…
Tranquilo... no son los años...



De éste, lado aunque yo esté al otro lado del lado que te va a arropar, hay alguien que no es etérea ni ilustrada, más bien un cachivache que te abraza...
Quique ha dicho que…
nada de cachivache, etérea no lo sé, pero ilustrada un rato.
abrazos de respuesta a tus abrazos del otro lado, que espero que llegado un momento los dos estemos del mismo lado.
Paukiddo ha dicho que…
Gracias! Yo tampoco me planteo mucho cómo serán mis nietos... tengo bastante con pensar en cómo seré yo dentro de una semana, je.

muacka!
Anónimo ha dicho que…
Ne te preoccupes pas kike...tu vas vivre une experience icroyable...n'importe ce que tu ferai mais comme tu le vivras.Toujours CARPE DIEM parce que tu finit et ce que n'est pas encore commencé il faut que tu le vis comme il faut le vivre,sans peur..comme tu as vécu jusqu'à ce moment.
Besos Petite Ale
Esther ha dicho que…
Mucha suerte Kike
Anónimo ha dicho que…
Has elegido el mejor momento para pirarte a chile.
Nada chico, pásatelo de puta madre y ve contando cosicas. Y dejate ya ese poético autodestructivismo que tu y yo sabemos que la vida es para disfrutarla y no para sentirse imbuidos de espíritu gótico, que para eso ya están los góticos flipaos de hoy en dia

Entradas populares de este blog

Sería el crujido de los neumáticos, o quizá la noche, más que la noche la imposibilidad de que fuera cualquier otro momento del día excepto la noche. El abrupto deslizarse del automóvil por aquel camino sin asfaltar, atravesando el polvo en suspensión y moviéndonos a espaldas de las casas que tenían ventanas apagadas de gente durmiendo. Esa gente que se dormía a las once para trabajar al día siguiente, esa gente que encontraba su realización en la jornada de ocho horas y una familia que apagaba su vida al encender la tele. Nos sentíamos guardianes de sus sueños, Morpheos, viviendo lo que ellos sólo anhelaban inconscientemente porque habían dejado de anhelar al tiempo que aprendieron a callar. Colándonos por las rendijas de sus contraventanas para desnudar su lívido, para crispar su aceptación muda de la realidad. Nosotros que mirábamos esas ventanas mientras nos comíamos a besos y nos desnudábamos del todo, anhelando el siguiente beso y el siguiente gemido. Nosotros que eramos los rey
Aquel lugar olía como un camión abandonado, o al menos eso era lo primero que se le venía a la cabeza al pensar en ese olor a húmedad, a cerrado, humo de tabaco, a sudor y a alguna otra cosa imposible de descubrir. Aunque le repgunaba el lugar no podía dejar de sentir esa suave atracción por ella cada vez que se agachaba y dejaba entrever lo que ocultaba su blusa. Lo había hecho ya varias veces, y cada vez, le daba más la sensación que lo hacía a propósito. Y no porque él le gustara, si no porque ella quería gustar. Era algo parecido a un tanteo de fuerzas, un " a ver hasta donde llego". La música seguía sonando, estallando contra las paredes que temblaban a cada beat . Era un sitio pequeño, oscuro y ruidoso. Pero aun así lograba concentrarse sólo en el pecho que ella movía desde sus hombros, y no en su cara que se perdía en una lluvia de luces multicolor que deslumbraban intermitentemente, y no permitían ver nada con claridad. Él se acerco. - Te invito a tomar un café - No
A veces me gustaría escribir como Pau , joder qué fluidez, yo que me atranco con los reniegos pseudorománticos que no llevan a ninguna parte. Tengo que desarrollar más aptitudes literarias. Pero no sé de qué escribir. Estoy muy ilusionado con lo que estoy viendo aquí, tengo proyectos ideas y un montón de cosas que voy a disfrutar. Pero no me apetece hablar de eso. Sinceramente, creo que no podría. Siempre la misma referencia de amor y enamoramientos. Claro que hay, siempre acaba uno siguiendo alguna falda, aunque podría ser cualquier otra. Pero es esa porque te sonríe mucho o te roza de vez en cuando la mano. Y empieza la estúpida frustración de pensar que no le gustas. Que probablemente sea verdad, pero al fin y al cabo, todo va sobre convencer y conquistar. Con alguien discutía el otro día que si esperabas a que una chica viniera a decirte lo guapo que eres y lo muy enamorada que está de ti lo llevaba claro. No me canso de las faldas pero me canso de hablar de ellas. Me da miedo cans