Ir al contenido principal

Crónicas de un Erasmus en Dinamarca.


Algunos afortunados, yo entre éstos, seguimos de exámenes, mientras el resto sigue con su placentera vida Erasmus. Y lo peor de todo es que no puedes pensar que ellos ya han hecho sus exámenes o que les espera una situación como la mía. No, de hecho yo tengo más asignaturas que nadie, empecé en Diciembre y acabaré el 31 de Febrero; por si fuera poco no sólo tengo trabajos sino que además tengo exámenes. Aquí la gente tiene trabajos o exámenes, pero yo no, la diosa fortuna parece que se ríe nuevamente de mi destino. En el fondo no me importa, que la susodicha diosa disfrute de su sadismo, pero yo estoy bien, sé que luego me esperan semanas de tremendo jolgorio y desaforadas bacanales; cosa que no es cierta, pero prefiero no pensar en ello.

Es más, no contento con la asunción de mi desdichada situación, ya he empezado a celebrarlo, salí de marcha el Viernes y el Sábado. Como viene siendo costumbre y haciendo honor a una expresión popular: "no me comí ni los mocos". No obstante bailé con un par de féminas de dudosa sobriedad el viernes. Una de ellas amiga mía, por lo que el mérito se ve drásticamente reducido. El otro bailoteo que me di fue con una señorita danesa, de muy buen ver, que al son de un remix de "Mambo italiano" me cogió. Bueno, de hecho yo pasaba tras de ella y con un suave toque en su espalda a modo de "necesito pasar", pareció adivinar mis lujuriosos deseos, y se puso a bailar conmigo frenéticamente. Curado ya de espanto con las danesas, que son muy dadas a bailar y dejarte, en el momento que se giró, yo hice lo propio y me fui con mis amigos, más orgulloso que Alejandro Magno... y más caliente que el palo de un churrero. Queda comprobado que la técnica de ?hacer el gamba? tiene sus frutos positivos, ya que "haciendo el gamba" atraía poderosas miradas de féminas, ebrias, en celo. Sin embargo, mi intención era atraer miradas de danesas. Siguiendo las leyes de la física universal no miraron.

El Sábado acudimos al mismo sitio que el Viernes, tipiquísimo Social Club, centro de reunión Erasmus. La cosa estaba apagada, poca gente además conocida, íbamos con amigas así que era más para divertirse que otra cosa, ya que está comprobado empíricamente que las posibilidades de ligar si vas con amigas ( y no ligarte a una amiga) son reducidas. Pero bueno, ni aun viéndolo así se hacía agradable la estancia. Así que fuimos a una fiesta que había en una residencia, Vennelyst, mucha gente, muchas Erasmus, clima idóneo en el que perderse y dedicarse a trabajar. La cosa no duró mucho, las amigas con las que veníamos querían irse a un pub llamado Romer, y mi vecino italiano se veía francamente con posibilidades de hacerse a una de ellas ( estaba en lo cierto); y como era su última noche, ya que se va el iba el lunes, pues accedimos el griego y yo a irnos ( pese a que estábamos con ganas de trabajar Erasmus). Acabamos en el pub este. Os haré una descripción genérica, es un pub lleno de danesas que están tremendas y que muy dudosamente podrías hacerte a una, para nosotros este pub tiene un leit motif: " You will see, but you won't taste" , con el corolario de "vas a entregarte en cuerpo y alma al onanismo durante dos días". Lo típico bailoteo, nada de nada para el griego y para mi, el italiano se lió con la chica. Y a mi me miro una danesa borracha, no sólo eso, además me sonrió. Soy un hombre afortunado al fin y al cabo. Fin de la crónica de este fin de semana.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tranquilo Kike, hay una cosa que dejará prendadas a las féminas locales. Debes concentrarte, cerrar los ojos y... pedirle al DJ que ponga reggaeton (o cualquier gran éxito del ferible King Africa (les mola especiañlmente el de Bailarrrrr)
(noloTIL)
Quique ha dicho que…
Aquí de eso no hay, pero tenemos el sustutivo aglosajón: el hip hop r'n'b ( dios les castigará por blasfemar con el término r'n'b). Machacón y pesado a más no poder, y se ponen a bailar como gogo's de putiferio barato, se lían entre ellas, se tocan y hacen miles de cosas para calentar al personal. Yo creo que las ha puesto el Gobierno Danés para que no nos concentremos en los exámenes y así nos puedan suspender.
Anónimo ha dicho que…
Prueba pidiendo al DJ que ponga algo de reggaeton. Después mueve las caderas, frunce el ceño y... a esperar resultados X)
Quique ha dicho que…
La cuestión será intentarlo, pero te advierto que las danesas son muy duras muy duras. Son el resultado de dos reglas físicas incuestionables:
- El agua a 0 grados se congela
- El ser humano está compuesto en un 70%
Al estar a menos de 0 grados, las danesas son un 70% hielo.
La ley me fue descubierta por sulaco. :) ( Distorsiones.com power!)

Entradas populares de este blog

Sería el crujido de los neumáticos, o quizá la noche, más que la noche la imposibilidad de que fuera cualquier otro momento del día excepto la noche. El abrupto deslizarse del automóvil por aquel camino sin asfaltar, atravesando el polvo en suspensión y moviéndonos a espaldas de las casas que tenían ventanas apagadas de gente durmiendo. Esa gente que se dormía a las once para trabajar al día siguiente, esa gente que encontraba su realización en la jornada de ocho horas y una familia que apagaba su vida al encender la tele. Nos sentíamos guardianes de sus sueños, Morpheos, viviendo lo que ellos sólo anhelaban inconscientemente porque habían dejado de anhelar al tiempo que aprendieron a callar. Colándonos por las rendijas de sus contraventanas para desnudar su lívido, para crispar su aceptación muda de la realidad. Nosotros que mirábamos esas ventanas mientras nos comíamos a besos y nos desnudábamos del todo, anhelando el siguiente beso y el siguiente gemido. Nosotros que eramos los rey
Aquel lugar olía como un camión abandonado, o al menos eso era lo primero que se le venía a la cabeza al pensar en ese olor a húmedad, a cerrado, humo de tabaco, a sudor y a alguna otra cosa imposible de descubrir. Aunque le repgunaba el lugar no podía dejar de sentir esa suave atracción por ella cada vez que se agachaba y dejaba entrever lo que ocultaba su blusa. Lo había hecho ya varias veces, y cada vez, le daba más la sensación que lo hacía a propósito. Y no porque él le gustara, si no porque ella quería gustar. Era algo parecido a un tanteo de fuerzas, un " a ver hasta donde llego". La música seguía sonando, estallando contra las paredes que temblaban a cada beat . Era un sitio pequeño, oscuro y ruidoso. Pero aun así lograba concentrarse sólo en el pecho que ella movía desde sus hombros, y no en su cara que se perdía en una lluvia de luces multicolor que deslumbraban intermitentemente, y no permitían ver nada con claridad. Él se acerco. - Te invito a tomar un café - No
A veces me gustaría escribir como Pau , joder qué fluidez, yo que me atranco con los reniegos pseudorománticos que no llevan a ninguna parte. Tengo que desarrollar más aptitudes literarias. Pero no sé de qué escribir. Estoy muy ilusionado con lo que estoy viendo aquí, tengo proyectos ideas y un montón de cosas que voy a disfrutar. Pero no me apetece hablar de eso. Sinceramente, creo que no podría. Siempre la misma referencia de amor y enamoramientos. Claro que hay, siempre acaba uno siguiendo alguna falda, aunque podría ser cualquier otra. Pero es esa porque te sonríe mucho o te roza de vez en cuando la mano. Y empieza la estúpida frustración de pensar que no le gustas. Que probablemente sea verdad, pero al fin y al cabo, todo va sobre convencer y conquistar. Con alguien discutía el otro día que si esperabas a que una chica viniera a decirte lo guapo que eres y lo muy enamorada que está de ti lo llevaba claro. No me canso de las faldas pero me canso de hablar de ellas. Me da miedo cans