miércoles, junio 02, 2004

Fin de la historia

Esta mañana he enterrado los ojos de mi desamor.
Tenía el corazón roto, y los trozos de cristal rojo
se esparcían por el suelo.
Los he recogido y los he pegado.
He enterrado esos ojos, porque estaban hechos de espejos.
Me había colgado de mis sueños, veía en esos ojos lo que quería ver,
y no lo que había realmente, que sigo desconociendo.
He cavado un pequeño agujero y he guardado los ojos,
supongo que algún trozo de cristal rojo se ha quedado dentro.
No me importa, tiene derecho a quedarselo,...
espero no echarlo en falta.