miércoles, diciembre 05, 2007

A veces me gustaría escribir como Pau, joder qué fluidez, yo que me atranco con los reniegos pseudorománticos que no llevan a ninguna parte. Tengo que desarrollar más aptitudes literarias. Pero no sé de qué escribir. Estoy muy ilusionado con lo que estoy viendo aquí, tengo proyectos ideas y un montón de cosas que voy a disfrutar. Pero no me apetece hablar de eso. Sinceramente, creo que no podría.
Siempre la misma referencia de amor y enamoramientos. Claro que hay, siempre acaba uno siguiendo alguna falda, aunque podría ser cualquier otra. Pero es esa porque te sonríe mucho o te roza de vez en cuando la mano. Y empieza la estúpida frustración de pensar que no le gustas. Que probablemente sea verdad, pero al fin y al cabo, todo va sobre convencer y conquistar. Con alguien discutía el otro día que si esperabas a que una chica viniera a decirte lo guapo que eres y lo muy enamorada que está de ti lo llevaba claro. No me canso de las faldas pero me canso de hablar de ellas. Me da miedo cansarme de hablar.
- Acababa de cerrar el post y bajando por las escaleras del hostal se me ha ocurrido cosas sobre las que escribir, tampoco nada que mostrar, sólo pensamientos sin más; y sobre la idea de la necesidad de mostrar iba la cosa-

¿Por qué tengo que escribir algo que esté bien? ¿Para quién escribo? Me doy cuenta de que escribo para que me lean, supongo que es la esencia del blog. O no. O quizá escribo y permito que lean, quizá es otra visión. Pero sin querer voy escribiendo pensando lo bien que va a quedar. Creo que padezco un síndrome que acabo de denominar "superman". Mola, ¿eh?. Bueno el tema es que en todo me la sensación de que tengo que destacar. Me ataca un sentimiento de que eso tengo que hacerlo bien, aunque no vaya conmigo, aunque no sea algo que yo tenga que hacer y sea la tarea de otro. No es empatía, no lo hago por el otro, lo hago por mí, por demostrarme que puedo hacerlo bien. Por lo menos me he dado cuenta, y voy a pararlo, es cancerígeno. Creo que puede devenir en un "yo hago todo mejor que nadie", y es un sentimiento tan pedante que me da asco. Supongo que es algo relativamente extendido y es lo que subyace en la falta de delegación de poder y en el resquemor de que alguien haga algo mejor que tú. Nos deberíamos alegrar de que la gente haga las cosas bien, pero no lo hacemos, porque no somos nosotros los que lo hacemos. Bueno hago un nosotros cuando hablo de yo, pero supongo que da igual, quizá a alguien más le pase. Voy a esforzarme por alegrarme cuando alguien hace las cosas mejor que yo. Me cierra la mente, me hace pensar que lo mío es mejor y no puedo aprender más que en la línea de lo que ya sé. Y jamás reto lo que sé. Quizá estoy equivocado hasta en las bases de lo que conozco, pero no lo reto, quizá no me atrevo.
Menuda castaña de post. Me alegro. A mí me ha servido.

sábado, diciembre 01, 2007

Pues que ya ando por tierras Chilenas. Medio adaptado, empezando a redimensionar los ojos para que la escala de la ciudad no me resulte tan agresiva. Ya empiezan a resonar en mi cabeza los "wea", los "como estai?",... y lo voy repitiendo en mi cabeza, dentro del animo que siempre he tenido de imitar los acentos de alla a donde iba.
Son las gentes que me parecen extranyas aun, son los olores de cacahuetes garrapinyados, o los coches antiguos con ese ruido. Quiza las alarmas que saltan en cualquier momento, porque hay gente que se dedica a lavar los coches mientras estan aparcados; quiza un hostal lleno de gringos que me hace sentirme mas desubicado aun.
Sera lo que sea. Pero empiezo a sentirme dentro.